01 febrero 2012

LA MONJA Y EL TAXISTA...


Una monjita se sube a un taxi en medio de la noche oscura. El taxista, durante todo el camino, se le queda mirando por el espejo y cuando ella se da cuenta, le pregunta:
- Perdón madre, tengo una pregunta, me da mucha pena decírselo, pero no quiero ofenderla...
Ella responde: -Querido hijo, no puedes ofenderme. Cuando se llega a mi edad siendo monja ves y oyes de todo. Estoy segura que no hay nada que pudieras decir que me ofenda.
- Bueno, es que toda mi vida he tenido la fantasía de que una monja me haga sexo oral.

-Bueno, veamos que podemos hacer con respecto a eso: 1ro. tienes que ser soltero y 2do. debes ser católico.
El taxista se emociona y dice: -Si, soy soltero y tambien católico
-Bueno, doble en la próxima esquina a la derecha.
El Taxista dobla y la monja le concede el deseo. Pero cuando se vuelven a subir al taxi, el taxista comienza a llorar.
-Hijo querido, ¿por qué lloras?
-Perdóneme hermana pero he pecado. Mentí, debo confesar, soy casado y judío.

La monja dice: -Bueno no te procupes, mi nombre es Carlos, soy gay, y estoy yendo a una fiesta de disfraces...

2 comentarios :