13 enero 2012

EL PALOMO DESPLUMADO...


Un rey se paseaba con su séquito cuando se encontró con un pobre judío lavando la ropa al que le dijo: «¿No son 7 más que 5?», respondió el joven: «¿no son 32 más que 12?». Puso el rey cara de complacido y de nuevo preguntó: «¿Has tenido alguna vez fuego en tu casa?». «Cinco he tenido ya y dos vienen de camino», respondió. Hizo el rey una tercera pregunta: «Si te mando uno de mis palomos ¿serás capaz de desplumarlo?». Y el judío contestó: «Hazlo y verás».

Todo el séquito presenció la conversación y no dijo nada pero las caras daban indicaban que no habían entendido nada. El rey se dirigió a su visir y le preguntó: «¿Has entendido lo que he hablado con el joven judío» y el visir respondió: «¿Cómo voy a hacerlo si hablabais tan enigmático?». Lo miró el rey y le dijo: «Te nombré visir por que te pensaba más inteligente. Si en tres días no eres capaz de explicarme la conversación serás destituido».

El visir quedó asustado y no dejo de reunirse con amigos y sabios para intentar descifrar el enigma, pero nadie lo sabía. Desesperado, acudió al judío y le preguntó. «Te lo diré si me das mil monedas de oro», le dijo. El visir no aceptó el trato y siguió preguntando, pero no consiguió nada. Unas horas antes de terminar el plazo tuvo que acudir de nuevo al judío con las mil monedas. Este le explicó la conversación:

El rey me dijo si durante los siete meses del verano no podía ganar para los cinco de invierno. Y yo le respondí que mi dentadura, que son 32 dientes, es capaz de comer más de lo que gano en los doce meses del año. El rey me preguntó si se habían casado algunos de mis hijos, pues cada boda deja el hogar como si hubiera sido arrasado por un fuego. Le dije que tres bodas y aún me quedaban tres hijos.

-Finalmente debo decirte que tú eres el palomo enviado por el rey y ya sabrás decirle si te he desplumado...

No hay comentarios :

Publicar un comentario