18 septiembre 2011

LA CAJA DORADA...


Hace ya un tiempo, un hombre castigó a su pequeña niña de 5 años por desperdiciar un rollo de papel de envoltura dorado. El dinero era escaso en esos días, por lo que se enojó muchísimo cuando vió a la niña tratando de envolver una caja para agradar a papá en Navidad.
Llegado el momento la niña entregó el regalo a su padre muy temprano por la mañana de Navidad le dijo: "Esto es para ti, Papito".
El padre tomó la caja, al abrirla volvió a explotar cuando vió que la caja estaba vacía.

Le volvió a gritar diciendo: "No sabes que cuando das un regalo a
alguien se supone que debe haber algo adentro?".
La pequeñita se asustó al escuchar las fuertes palabras de su padre, ella entró en pánico y temblando su cuerpecito, lo miró con lágrimas en los ojos y dijo:
"Papito, no está vacía, yo soplé besitos adentro de la caja, y eran todos para ti, Papi."
Al escuchar estas palabras El padre se sintió morir las lagrimas comenzaron a brotar de sus ojos; puso sus brazos alrededor de su niña y le pidió que lo perdonara.

Se cuenta que el hombre guardó esa caja dorada cerca de su cama y siempre que se sentía derrumbado, él tomaba de la caja un beso imaginario y recordaba el amor que su hija había puesto ahí...

1 comentario :

  1. Precioso...los padres no somos perfectos pero estamos aprendiendo mucho .

    ResponderEliminar