13 septiembre 2011

EL TORO...


Un toro siempre miraba con ojos amorosos a un vaquita del corral vecino. Un día se decide y como puede, con grandes esfuerzos, supera el alambrado que los separa y se le acerca.

Hola, le dice, ¿como te llamas? Y la vaquita muy coqueta le dice, " Me llamo María de los Ángeles, pero solo dime María, porque los ángeles están en el cielo...
¿Y tu como te llamas?

Y el toro le responde: "Me llamo Pedro Bolas, pero solo dime Pedro, porque las bolas se me quedaron en el alambre de púas..."

1 comentario :