12 junio 2011

CASTIGO DIVINO

David, que acaba de morir, está parado frente a las puertas del cielo.
San Pedro le dice que no puede entrar así sin más al paraíso, ya que David, en vida, evadió impuestos. La única manera en la cual David puede entrar al paraíso sería si él acepta dormir con una mujer espantosa y estúpida durante los próximos cinco años, y disfrutarlo.
David decide que es un precio barato por una eternidad en el paraíso. Entonces se junta con una mujer espantosa y estúpida, fingiendo que es feliz.

Mientras va con el esperpento, David ve a su amigo Marcos caminando adelante, con una mujer incluso más horrible.
David le pregunta de qué se trata. Marcos responde: "Evadí mis impuestos y estafé al Estado por un montón de dinero". Cuando se dan cuenta que los dos están en la misma, deciden pasarlo juntos, como una manera de disminuir la carga.
David, Marcos y sus dos horribles compañeras siguen caminando, pensando en sus destinos, cuando repentinamente ven a alguien que parece ser un viejo amigo, Leonardo, que viene hacia ellos.

El tipo viene con una mujer despampanante, una supermodelo: es una "chica de pelicula". La mujer más fabulosa que jamás hayan visto.
Impactados, David y Marcos se acercan al tipo y descubren que, efectivamente, es el viejo Leonardo.
Le preguntan cómo hizo para enganchar semejante diosa, mientras ellos andan con semejantes bichazos.

Leonardo responde: "No tengo idea, pero, definitivamente, no me quejo. Es sin duda el mejor momento de mi vida, y he tenido cinco años del mejor sexo que un hombre puede tener. Hay una sola cosa que no entiendo: cada vez que terminamos de hacer el amor, ella me da la espalda y murmura: '¡Malditos Impuestos!'"

No hay comentarios :

Publicar un comentario