01 junio 2011

APUESTA AL CABALLO


Un hombre estaba sentado tranquilo, leyendo su periódico cuando su esposa, furiosa, llega de la cocina y le revienta un sartenazo por la nuca, ¡PUM!
¡Por Dios! ¡ ¿Qué mierda te pasa, CARAJO...?!
¡Es por el papelito que encontré en el bolsillo de tu pantalón con el nombre de 'Marylou' y un número!

Amorcito... ¿te acuerdas del día que fui a la carrera de caballos? Pues, Marylou era el caballo al que aposté, y el número es cuánto estaban pagando por la apuesta.
Satisfecha, la mujer se retiró pidiendo 1001 disculpas...
Días después, estaba él nuevamente, sentado cuando...
¡PUM!
Recibe un nuevo golpe, esta vez con una olla a presión. Más asustado, que idiotazo por el golpe, él le pregunta:

¡La madre que te pario!
¿Qué pasa ahora, ?

¡QUE TU CABALLO LLAMÓ POR TELEFONO!.....

No hay comentarios :

Publicar un comentario