30 abril 2011

LAS TRES PIPAS


Una vez un miembro de la tribu se presentó furioso ante su jefe para informarle que estaba decidido a tomar venganza de un enemigo que lo había ofendido gravemente. ¡Quería ir inmediatamente y matarlo sin piedad!...
El jefe lo escuchó atentamente y luego le propuso que fuera a hacer lo que tenía pensado, pero antes de hacerlo llenara su pipa de tabaco y la fumara con calma al pie del árbol sagrado del pueblo. 


El hombre cargó su pipa y fue a sentarse bajo la copa del gran árbol.
Tardó una hora en terminar la pipa. Luego sacudió las cenizas y decidió volver a hablar con el jefe para decirle que lo había pensado mejor, que era excesivo matar a su enemigo pero que si le daría una paliza memorable para que nunca se olvidara de la ofensa.
Nuevamente el anciano lo escuchó y aprobó su decisión, pero le ordenó que ya que había cambiado de parecer, llenara otra vez la pipa y fuera a fumarla al mismo lugar.


También esta vez el hombre cumplió su encargo y gasto media hora meditando.
Después le pareció excesivo castigar físicamente a su enemigo, pero que iría a echarle en cara su mala acción y le haría pasar vergüenza delante de todos. Cómo siempre, fue escuchado con bondad pero el anciano volvió a ordenarle que repitiera su meditación como lo había hecho las veces anteriores.


El hombre medio molesto pero ya mucho mas sereno se dirigió al árbol centenario y allí sentado fue convirtiendo en humo, su tabaco y su bronca. Cuando terminó, volvió al jefe y le dijo: "Pensándolo mejor veo que la cosa no es para tanto. Iré donde me espera mi agresor para darle un abrazo. Así recuperaré un amigo que seguramente se arrepentirá de lo que ha hecho ".
El jefe le regaló dos cargas de tabaco para que fueran a fumar juntos al pie del árbol, diciéndole: "Eso es precisamente lo que tenia que pedirte, pero no podía decírtelo yo; era necesario darte tiempo para que lo descubrieras tu mismo".

29 abril 2011

LA MEJOR HISTORIA


Tres hombres llegan simultáneamente a las puertas del cielo. San Pedro sale y les dice:
- "Tenemos malas noticias para dos de ustedes, estamos teniendo problemas en nuestra área de admisiones y sólo puedo dejar entrar a uno de los tres esta semana. Los otros dos bajarán al infierno a sufrir atroces torturas durante unos días, pero no puedo hacer otra cosa".
San Pedro continuó explicando:
- "La persona que cuente la mejor historia de cómo murió será la que pueda entrar en el cielo hoy".
Los tres hombres asintieron.

San Pedro, los hace pasar de a uno a su oficina, para que los otros no escuchasen la historia y mejorasen la suya con algún "adorno"...
El primer hombre pasó y empezó a relatar:
- "Yo sabía que mi mujer me estaba engañando, así que intenté llegar a media mañana a casa.... subí los 25 pisos del edificio por la escalera, para no hacer ruido con el ascensor..., abrí la puerta de mi apartamento y allí estaba ella, la muy desgraciada... totalmente desnuda en el suelo...
Sabía que la había cazado.

Corrí por todo el apartamento en busca de su amante, arriba, abajo, debajo de la cama, en todos los armarios... ¡NADA! Estaba a punto de pedirle disculpas por ser tan mal pensado y mientras ella me decía que siempre hacía gimnasia desnuda oí unos ruidos en la ventana... SCRATCH, SCRATCH, SCRATCH...!!.
Abrí la ventana y allí estaba el desgraciado, colgando de la cornisa. Agarré mi bate de béisbol y le di en la cabeza. Vi como se caía, pero tuvo suerte y aterrizó en un montón de maleza. ¡Se estaba moviendo! Desesperado porque se me escapaba, agarré el frigorifico y lo llevé hasta la ventana. Con gran esfuerzo lo pude poner encima de la cornisa y, al empujarlo, se me enganchó la chaqueta, por lo que caí con el frigorifico y encontré mi muerte. Al menos estoy feliz porque aniquilé al amante de mi esposa..."

San Pedro no podía imaginarse historia más increíble cuando hizo pasar al segundo hombre:
- "Bueno, yo soy un limpiador de ventanas. Yo estaba haciendo tranquilamente mi trabajo en un piso alto cuando una de las cuerdas repentinamente se rompió. Me agarré de la plataforma pero me fueron resbalando las manos hasta que caí al vacío. Levanté las manos pensando en mi muerte y esperando que Dios me recogiera. Afortunadamente logré agarrarme de una de las cornisas del edificio. ¡¡¡ESTABA SALVADO!!! Estaba dando gracias a Dios e intentando que la gente que estaba dentro del edificio me salvaran definitivamente.

Empecé a rascar en la ventana cuando un hombre la abrió y me pegó un tremendo golpe con un bate de beisbol!!!. Caí al vacío otra vez, maldiciendo a esa mala persona cuando mi ángel de la guarda me permitió seguir viviendo, poniendo un montón de maleza justo bajo mi caída. Cuando conseguí abrir los ojos para agradecer a Dios tanta fortuna, ¡un frigorifico estaba cayendo encima mío!. Sin duda era mi destino y así encontré la muerte".

San Pedro estaba estupefacto. Hizo pasar al último hombre y le dice:
- "Hijo, más vale que tengas una muy buena historia porque la del anterior...realmente es increíble !!"
Así el último hombre lo miró y comenzó... "OK, imaginate esto que voy a contarte, empieza así ... Desnudo, escondido en un frigorifico..."

28 abril 2011

EL ANILLO


Vengo, maestro, porque me siento tan poca cosa que no tengo fuerzas para hacer nada. Me dicen que no sirvo, que no hago nada bien, que soy torpe y bastante tonto. ¿Cómo puedo mejorar? ¿Qué puedo hacer para que me valoren más?.
El maestro sin mirarlo, le dijo: Cuanto lo siento muchacho, no puedo ayudarte, debo resolver primero mi propio problema. Quizá después, y, haciendo una pausa agregó: Si quisieras ayudarme tu a mí, yo podría resolver este problema con más rapidez y después tal vez te pueda ayudar
.
Encantado,- maestro- titubeó el joven, pero sintió que otra vez era desvalorizado, y sus necesidades postergadas.
Bien, asintió el maestro. Se quitó un anillo que llevaba en el dedo pequeño y dándoselo al muchacho, agregó: toma el caballo que está allá afuera y cabalga hasta el mercado. Debo vender este anillo porque tengo que pagar una deuda. Es necesario que obtengas por él la mayor suma posible, pero no aceptes menos de una moneda de oro. Ve y regresa con esa moneda lo más rápido que puedas.

El joven tomó el anillo y partió. Apenas llegó, empezó a ofrecer el anillo a los mercaderes. Estos lo miraban con algún interés, hasta que el joven decía lo que pretendía por el anillo. Cuando el joven mencionaba la moneda de oro, algunos reían, otros le daban vuelta la cara y sólo un viejito fue tan amable como para tomarse la molestia de explicarle que una moneda de oro era muy valiosa para entregarla a cambio de un anillo.

En afán de ayudar, alguien le ofreció una moneda de plata y un cacharro de cobre, pero el joven tenía instrucciones de no aceptar menos de una moneda de oro y rechazó la oferta.
Después de ofrecer su joya a toda persona que se cruzaba en el mercado, más de cien personas-, abatido por su fracaso montó su caballo y regresó. ¡Cuánto hubiera deseado el joven tener él mismo esa moneda de oro! Podría entonces habérsela entregado él mismo al maestro para liberarlo de su preocupación y recibir entonces su consejo y ayuda.

Entró en la habitación. -Maestro- dijo- lo siento, no se puede conseguir lo que me pediste. Quizá pudiera conseguir dos o tres monedas de plata, pero no creo que yo pueda engañar a nadie respecto del verdadero valor del anillo.
Qué importante lo que dijiste, joven amigo- contestó sonriente el maestro-. Debemos saber primero el verdadero valor del anillo. Vuelve a montar y vete al joyero. ¿Quién mejor que él para saberlo? Dile que quisieras vender el anillo y pregúntale cuánto te da por él. Pero no importa lo que ofrezca, no se lo vendas. Vuelve aquí con mi anillo.

El joven volvió a cabalgar. El joyero examinó el anillo a la luz del candil con su lupa, lo pesó y luego le dijo: -Dile al maestro, muchacho, que si lo quiere vender YA, no puedo darle más que 58 monedas de oro por su anillo
- ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡58 MONEDAS!!!!!!!!!!!!!!!!! Exclamó el joven. Sí, replicó el joyero- yo sé que con tiempo podríamos obtener por él cerca de 70 monedas, pero no sé...si la venta es urgente...
El joven corrió emocionado a la casa del maestro a contarle lo sucedido.
Siéntate - dijo el maestro después de escucharlo- Tú eres como este anillo: una joya, valiosa y única. Y como tal, sólo puede revaluarte verdaderamente un experto.

 

¿Qué haces por la vida pretendiendo que cualquiera descubra tu verdadero valor? Y diciendo esto, volvió a ponerse el anillo en el dedo pequeño. 

Todos somos como esta joya, valiosos y únicos, y andamos por los mercados de la vida pretendiendo que gente inexperta nos valore.

27 abril 2011

EL GAS DE LOS POROTOS(JUDIAS)


Había una vez un hombre que tenía una pasión terrible por los porotos cocidos. El los adoraba, pero los porotos le provocaban "muchos gases", creándole situaciones muchas veces embarazosas.
Un día, conoció a una chica de quien se enamoró locamente e iniciaron una respetuosa relación. Cuando ya estaba en vías de casarse, pensó: "Ella nunca se va a casar conmigo si continúo de esta pedorra forma". Entonces, decidió hacer el sacrificio supremo de no comer porotos cocidos nunca mas. Su esposa y su matrimonio bien valían la pena.

Poco tiempo después de la boda, el hombre iba conduciendo de regreso a su casa cuando, imprevistamente, el auto se descompuso. Como vivían fuera de la ciudad, llamo por teléfono a su esposa y tras contarle el percance, le dijo que llegaría demorado porque volvería a pie.
Mientras caminaba, paso por un pequeño restaurante y, de pronto, el olor de los maravillosos porotos cocidos lo cautivó trayéndole inolvidables recuerdos, y claro, no pudo resistirse a la tentación de al menos detenerse para sentir ese aroma.

 Que recuerdos! El hombre evaluó la distancia que aun le faltaba por recorrer y juzgo que si aprovechaba la ocasión, cualquier efecto gasífero negativo que sus deseados porotos pudieran producirle, habrían de pasar antes de que él llegara a su hogar, de modo que, resolvió entrar y pidió tres platos grandes de porotos (después de todo, el no sabía cuando volvería a comer porotos cocidos nuevamente).

Durante todo el camino de regreso, se fue aliviando a paso lento de los gases, efectos nefastos de la comida que en forma inmediata esta le provocó, y cuando por fin llego a la casa, ya se sentía mejor. Su esposa lo recibió en la puerta y parecía bastante feliz y excitada. Ella le dijo: "Querido, te tengo una gran sorpresa para la cena de esta noche!" Y le colocó una venda en los ojos y lo acompaño hasta la cabecera de la mesa haciéndolo sentar y prometer que no espiaría hasta que ella le avisara. En este punto, el sintió que en su intestino algo grande se estaba gestando, es decir que había un nuevo "accidente gasífero" en camino. Cuando la esposa estaba lista para sacarle la venda de los ojos, sonó el teléfono.

Ella le volvió a hacer prometer que no iba a espiar la mesa y salió del comedor para atender el teléfono. En cuanto oyó que descolgaba el tubo, el hombre aprovecho la oportunidad. Volcó todo el peso de su cuerpo sobre una pierna y soltó uno con cuidado. No fue muy fuerte, pero parecía un huevo friéndose. Con grandes dificultades para respirar, agarro a ciegas la servilleta y comenzó a abanicar el aire a su alrededor. Estaba comenzando a sentirse mejor cuando otro "gas dormido" empezó a surgir. Levanto una pierna y PRRPPPPPPEEEPPPEEEPPEEEEERRRPPPE !!! Sonó como un motor Diesel arrancando y comparado con el anterior, olió aun peor.

Nervioso y deseando que las emanaciones se disipasen, comenzó a sacudir frenéticamente los brazos cual aspas de molino. Ya las cosas parecían volver a la normalidad, cuando nuevamente le vinieron ganas. Algo mas confiado, mando todo el peso de su cuerpo sobre la otra pierna y lo largo con violencia. Este fue merecedor de una medalla de oro, el Oscar en sonido y hedor. El "padre" de todos los gases. Las ventanas vibraron, la vajilla en la mesa se sacudió y un minuto después, una rosa que estaba sobre la mesa, se marchito y murió. El canario, en su jaula, enmudeció su piar melodioso.

Mientras tanto, el permanecía con un oído atento a la conversación telefónica de su mujer, manteniendo su promesa de no sacarse la venda, y continuo con su "ejercicio" por unos diez minutos mas, tirándose "gases" y abanicando con los brazos y la servilleta, y de vez en cuando, soplando fuerte, en círculos, en el sentido inverso a las agujas del reloj. Cuando oyó a su mujer despidiéndose en el teléfono (indicando el final de su soledad y libertad), coloco suavemente la servilleta sobre las piernas y cruzo su mano sobre ella. Tenía el rostro de la inocencia de un ángel, cuando entro su esposa. Pidiendo disculpas por haberse demorado tanto, ella preguntó si el había espiado la mesa de la cena, a lo que el respondió que no.
Luego de tener absoluta certeza que había cumplido con la promesa y no había visto nada, su esposa le saco la venda y grito:

 "SORPRESAAAA !".
Había doce invitados sentados a la mesa a su alrededor para su fiesta de aniversario...

26 abril 2011

LA HUMILDAD


-Se acercaba mi cumpleaños y quería ese año pedir un deseo especial al apagar las velas de mi pastel.
Caminando por el parque me senté al lado de un mendigo que estaba sentado en uno de los bancos, el más retirado, viendo dos palomas revolotear cerca del estanque y me pareció curioso ver a un hombre de aspecto abandonado, mirar las avecillas con una sonrisa en la cara que parecía eterna. Me acerqué a él con la intención de preguntarle por qué estaba tan feliz.

Quise también sentirme afortunado al conversar con él para sentirme más orgulloso de mis bienes, por que yo era un hombre al que no le faltaba nada, tenía mi trabajo que me producía mucho dinero, claro ¿como no iba a producírmelo trabajando tanto?, tenía mis hijos a los cuales gracias a mi esfuerzo tampoco les faltaba nada y tenían los juguetes que quisiesen tener.

En fin gracias a mis interminables horas de trabajo no les faltaba nada a mi familia. Me acerqué entonces al hombre y le pregunte, ¿Caballero que pediría usted como deseo en su cumpleaños?. Pensando yo que el hombre me contestaría que dinero y así de paso yo darle unos billetes que tenía y hacer la obra de caridad del año.

No sabe usted mi asombro cuando el hombre me contesta lo siguiente con la misma sonrisa en su rostro que no se le había borrado y nunca se le borró: Amigo, si pidiese algo más de lo que tengo sería muy egoísta, yo ya he tenido de todo lo que necesita un hombre en la vida y más. Vivía con mis padres y mi hermano antes de perderlos una tarde de junio, hace mucho, conocí el amor de mi padre y mi madre que se desvivían por darme todo el amor que le era posible dentro de nuestras limitaciones económicas.

 Al perderlos, sufrí muchísimo pero entendí que hay otros que nunca conocieron ese amor, yo sí y me sentí mejor.
Cuando joven conocí una niña de la cual me enamoré perdidamente, un día la besé y estalló en mí el amor hacia aquella joven tan bella que cuando luego se marchó, mi corazón sufría tanto... Recuerdo ese momento y pienso que hay personas que nunca han conocido el amor y me siento mejor.

Un día en este parque un niño correteando cayó al piso y comenzó a llorar, yo fui, lo ayudé a levantarse, le sequé las lágrimas con mis manos y jugué con él por unos instantes más y aunque no era mi hijo me sentí padre, y me sentí feliz porque pensé que muchos no han conocido ese sentimiento.

Cuando siento frío y hambre en el invierno, recuerdo la comida de mi madre y el calor de nuestra pequeña casita y me siento mejor porque hay otros que nunca lo han sentido y tal vez no lo sentirán nunca. Cuando consigo dos piezas de pan comparto una con otro mendigo del camino y siento el placer que da compartir con quien lo necesita, y recuerdo que hay unos que jamás sentirán esto.

Mi querido amigo, que más puedo pedir a Dios o a la vida cuando lo he tenido todo, y lo más importante es que estoy consciente de ello. Puedo ver la vida en su más simple expresión, como esas dos palomitas jugando, ¿qué necesitan ellas? lo mismo que yo, nada... Estamos agradecidos al Cielo de esto, y sé que usted pronto lo estará también.

Miré hacia el suelo un segundo como perdido en la grandeza de las palabras de aquel sabio que me había abierto los ojos en su sencillez, cuando miré a mi lado ya no estaba, sólo las palomitas y un arrepentimiento enorme de la forma en que había vivido sin haber conocido la vida. Jamás pensé que aquel mendigo, era tal vez un ángel enviado por el Señor, me daría el regalo más precioso que se le puede dar a un ser humano... La Humildad.

25 abril 2011

LO QUE ENSEÑAN LAS MADRES


• Mi mamá me enseñó a apreciar un trabajo bien hecho: «Si se van a matar, háganlo afuera, que terminé de limpiar.»

• Mi mamá me enseñó religión: «Mejor reza para que ésto salga de la alfombra.»

•Mi mamá me enseñó lógica: «Porque yo lo digo, por eso... y punto!!!»

• Mi mamá me enseñó a ser prevenido: «Asegurate que estás usando ropa interior limpia y sin agujeros por si tienes un accidente.»

• Mi mamá me enseñó ironía:
«Sigue llorando y te voy a dar una razón verdadera para que llorés.»

• Mi mamá me enseñó a ser ahorrativo: «Guarda las lágrimas para cuando yo me muera.»

• Mi mamá me enseñó ósmosis: «Cierra la boca y come.»

• Mi mamá me enseñó contorsionismo: «Mira la roña que tienes en la nuca!»

• Mi mamá me enseñó fuerza y voluntad: «Te vas a quedar sentado hasta que termines las espinacas.»

• Mi mamá me enseñó meteorología: «Parece que un huracán pasó por tu cuarto.»

• Mi mamá me enseñó la paradoja: «Te dije un millón de veces que no seas exagerado.»

• Mi mamá me enseñó modificación de patrones de comportamiento: «¡¡Deja de actuar como tu padre!!»

• Mi mamá me enseñó envidia: «Hay millones de chicos en este mundo que no tienen padres tan maravillosos como tú.»

• Mi mamá me enseñó ventriloquía: «No me rezongues, callate y contestame: ¿por qué lo hicistes?»

• Mi mamá me enseñó rectitud: «Te voy a enderezar de una patada en el trasero.»

24 abril 2011

LOS OBSTACULOS EN NUESTRO CAMINO


Hace mucho tiempo, un rey colocó una gran roca obstaculizando un camino. Entonces se escondió y miró para ver si alguien quitaba la tremenda roca.
Algunos de los comerciantes más adinerados del rey y cortesanos vinieron y simplemente le dieron una vuelta.

Muchos culparon al rey ruidosamente de no mantener los caminos despejados, pero ninguno hizo algo para sacar la piedra grande del camino.
Entonces un campesino vino, y llevaba una carga de verduras. Al aproximarse a la roca, el campesino puso su carga en el piso y trato de mover la roca a un lado del camino.

Después de empujar y fatigarse mucho, lo logró. Mientras recogía su carga de vegetales, él notó una cartera en el piso, justo donde había estado la roca. La cartera contenía muchas monedas de oro y una nota del mismo rey camino. El campesino aprendió lo que los otros nunca entendieron. Cada obstáculo representa una oportunidad para mejorar la condición de uno.

Si alguna vez caes… ¡levántate sigue adelante!

23 abril 2011

LA MATEMATICA Y LA LOGICA


Dos monjas salieron del convento a vender galletas. Una era la Hermana Matemática (M), y la otra la Hermana Lógica (L).
M : Está empezando a caer la noche y aún estamos muy lejos del convento.
L: Hermana, ¿se ha dado cuenta de que nos sigue un hombre hace media hora?
M : Sí, ¿y qué será lo que quiere?
L: Es lógico. Nos querrá violar.
M: ¡Dios Mío!. Calculo que si continuamos caminando a este ritmo, nos alcanzará dentro de 15 minutos. ¿Qué podemos hacer?
L: La única cosa lógica que podemos hacer es caminar más rápido!!!
M : ¡¡¡No está funcionando!!!
L :¡Claro que no! él hizo la única cosa lógica que se podía hacer!, él comenzó también a caminar más rápido!!!
M : Y ahora, ¿Qué vamos a hacer? Nos alcanzará en un minuto.
L : La única cosa lógica que podemos hacer es separarnos, usted vaya por aquel lado y yo por este otro; no podrá seguirnos a las dos!
Entonces, el hombre decidió seguir a la Hermana Lógica. La Hermana matemática llegó al convento, preocupada de lo que pudiera haberle ocurrido a la Hermana Lógica
Al cabo de un rato llego la Hermana Lógica.
M : ¡¡Hermana Lógica!!. Gracias a Di os que llegó usted.
Cuénteme ¿qué ocurrió?.
L : Ocurrió lo lógico. El hombre no podía seguir a las dos, por lo que optó por seguirme a mí.
M : Y, ¿qué ocurrió después?
L : Lo lógico. Yo comencé a correr lo más rápido que pude, y él también.
M : ¿Y?
L : De nuevo lo lógico. Me alcanzó.
M : ¡Dios Mío!. Y, ¿qué hizo ud.?
L: Hice lo lógico, me levanté el hábito.
M :¡¡¡Dios Mío, Hermana!!!. Y, ¿qué hizo él hombre?
L : Él también hizo lo lógico, se bajó los pantalones.
M : ¡Oh, no!. Qué ocurrió después?
L : ¿Acaso no es lógico, Hermana?
¡Una monja con el hábito levantado corre mucho más de prisa que un hombre con los pantalones abajo!

22 abril 2011

LOS TRES ANCIANOS


Una mujer salió de su casa y vio a tres ancianos con largas barbas blancas sentados al frente de su casa.

No los reconoció y dijo: "Creo que no los conozco, pero deben estar hambrientos. Por favor, entren y tengan algo de comer".

¿Está el hombre de la casa dentro?" preguntaron.

"No", dijo ella. "El esta fuera".

"Entonces no podemos entrar", replicaron.

Al anochecer, cuando su esposo llegó a casa, le contó lo que había ocurrido. "Ve a decirles que estoy en casa e invítalos a entrar". La mujer salió e invitó a los hombres a entrar.

"Nosotros no entramos a casa juntos", replicaron.

"¿Por qué?", quiso saber ella.

Uno de los ancianos explicó:
"su nombre es Abundancia" dijo señalando a uno de sus amigos y luego dijo señalando al otro: "El es Éxito y yo soy Amor".

Luego agregó:
"ahora entra en tu casa y conversa con tu esposo sobre a cuál de nosotros quieren en su casa".

La mujer fue y le contó a su esposo lo que le habían dicho. ¡Su esposo estaba encantado!

"Ya que este es el caso, invitemos a la Abundancia.

Déjalo entrar y que llene nuestra casa de abundancia".

Su esposa no estuvo de acuerdo.

"Querido, ¿por que no invitamos a Éxito?

Su hija estaba escuchando desde el otro lado de la casa. Saltó con su propia sugerencia:
"¿No sería mejor invitar a Amor? Nuestra casa se llenaría de amor".

"Escuchemos el consejo de nuestra hija", dijo el hombre a su esposa.

"Ve, e invita a Amor para que sea nuestro invitado".

La mujer salió y le preguntó a los tres ancianos:
"¿Quién de ustedes es Amor? Por favor entre y sea nuestro invitado". Amor se levantó y empezó a caminar hacia la casa. Los otros dos se pararon y lo siguieron.

Sorprendida, la señora le preguntó a Abundancia y a Éxito:
"Sólo invité a Amor, ¿por qué vienen ustedes?" Los ancianos replicaron juntos: "Si tú hubieras invitado a Abundancia o a Éxito, los otros dos nos hubiéramos quedado afuera, pero como invitaste a Amor, a dondequiera que El vaya, vamos nosotros con El".


Para Pensar:
Donde quiera que haya Amor hay también Abundancia y Éxito.

21 abril 2011

EL CUCHARÓN


Federico vivía, en un apartamento con Carla.
Ante los ojos de la familia de Federico, Carla solo compartía apartamento con Federico... Nadie podía comprobar otra cosa.
Un día, Federico invita a su madre a cenar una noche en su apartamento de soltero.
Durante la cena la madre no pudo quitar su atención en lo hermosa que era Carla, la compañera de apartamento de su hijo.
Durante mucho tiempo ella había tenido sospechas de que su hijo tenia relaciones con Carla y al verla, la sospecha no pudo sino acrecentarla. En el transcurso de la velada, mientras veía el modo en que los dos se comportaban, se pregunto si estarían acostándose.
Leyendo a su madre el pensamiento Federico le dijo: - "Mamá, sé lo que estas pensando, pero te aseguro que Carla y yo sólo somos compañeros de apartamento"
Aproximadamente una semana después, Carla le comenta a Federico que desde el día en que su madre vino a cenar, no encontraba el cucharón grande de plata para servir la sopa.
Federico le dijo que, conociendo a su madre, dudaba que ella se lo hubiese llevado pero que le escribiría una nota, y que la dejaría en un lugar visible en la casa de su madre... en la puerta del refrigerador. Así que se sentó y escribió:

"Querida mama: No estoy diciendo que tú tomaras el cucharón de plata de servir salsas pero tampoco estoy diciendo que no lo hicieras, pero el hecho es que éste ha desaparecido desde que tu viniste a cenar a mi apartamento. Con todo cariño, Federico.

"Unos días mas tarde, sobre su escritorio Federico encuentra una nota de su madre que decía:

"Querido hijo: No estoy diciéndote que te acuestas con Carla o que no te acuestas con Carla, pero el hecho es que si Carla se acostara en su propia cama, ya habría encontrado el cucharón de plata para servir sopa, que yo puse bajo sus sábanas. Con todo cariño, Mamá."

20 abril 2011

COMO VA A SER MI DIA HOY


Esta mañana desperté emocionado con todas las cosas que tengo que hacer antes de que el reloj marque la medianoche.
Tengo responsabilidades que cumplir hoy.
Soy importante.
Mi trabajo es escoger qué clase de día voy a tener.
Hoy puedo quejarme porque el día esta lluvioso, o puedo dar gracias a Dios
porque las plantas están siendo regadas gratis.

Hoy me puedo sentir triste porque no tengo más dinero, o puedo estar contento de que mis finanzas me empujan a planear mis compras con inteligencia.
Hoy puedo quejarme de mi salud, o puedo regocijarme de que estoy vivo.
Hoy puedo lamentarme de todo lo que mis padres no me dieron mientras estaba creciendo, o puedo sentirme agradecido de que me permitieran haber nacido.
Hoy puedo llorar porque las rosas tienen espinas, o puedo celebrar que las espinas tienen rosas.

Hoy puedo auto compadecerme por no tener muchos amigos, o puedo emocionarme y embarcarme en la aventura de descubrir nuevas relaciones.
Hoy puedo quejarme porque tengo que ir a trabajar, o puedo gritar de alegría porque tengo un trabajo.
Hoy puedo quejarme porque tengo que ir a la escuela, o puedo abrir mi mente enérgicamente y llenarla con nuevos y ricos conocimientos.

Hoy puedo murmurar amargamente porque tengo que hacer las labores del hogar, o puedo sentirme honrado porque tengo un techo para mi mente, cuerpo y alma.
Hoy el día se presenta ante mí, esperando a que yo le dé forma y aquí estoy, el escultor que tiene que darle forma.
Lo que suceda hoy depende de mí, yo debo escoger qué tipo de día voy a tener.
Ten un gran día... A menos que tengas otros planes.

Es muy cierto este pensamiento, todo depende de uno mismo de como vaya el día, y para lograrlo hay que tener fe, confianza y valor en si mismo, siempre pensar positivamente y sobre todo saber que uno es importante en la vida.

19 abril 2011

EL FARMACEUTICO


Una dama entra a una farmacia y le pide al farmacéutico:
-Por favor, quisiera comprar arsénico.
Dado que el arsénico es muy tóxico y letal el farmacéutico quiso saber más datos antes de proporcionarle la sustancia.

-¿Y para qué querría la señora comprar arsénico?
-Para matar a mi marido.
-¡Ah, caramba! Lamentablemente para ese fin no puedo vendérselo.
La mujer sin decir palabra abre la cartera y saca una fotografía del marido haciendo el amor con la mujer del farmacéutico.
-¡Mil disculpas!, dice el farmacéutico -no sabía que usted tenía receta.

Moraleja: "NUNCA PREGUNTE ALGO POR LO QUE TENDRÁ QUE DISCULPARSE"

18 abril 2011

LA ISLA


Había una vez una isla, en la que vivian todos los sentimientos y valores del hombre: el Buen Humor, la Tristeza, la Sabiduría… Como también todos los demás, incluso el Amor.Un día se anunció a los sentimientos que la isla estaba por hundirse.
Entonces todos prepararon sus barcos y partieron. Unicamente el Amor quedó esperando solo, hasta el último momento.

Cuando la isla estuvo a punto de hundirse, el Amor decidió pedir ayuda.

La Riqueza pasó cerca del Amor en una barca lujosísima y el Amor le dijo:

- “Riqueza, ¿me puedes llevar contigo?”

- “No puedo porque tengo mucho oro y plata dentro de mi barca y no hay lugar para ti.”

Entonces el Amor decidió pedirle al Orgullo que estaba pasando en una magnífica barca:

- “Orgullo te ruego, ¿puedes llevarme contigo?”

- “No puedo llevarte, Amor…” respondió el Orgullo: “aqui todo es perfecto, podrías arruinar mi barca”.

Entonces el Amor dijo a la Tristeza que se estaba acercando:

- “Tristeza te lo pido, déjame ir contigo.”

- “Oh Amor” respondió la Tristeza, “estoy tan triste que necesito estar sola”.

Luego el Buen Humor pasó frente al Amor; pero estaba tan contento que no sintió que lo estaban llamando.

De repente una voz dijo:
- “Ven Amor, te llevo conmigo“. Era un viejo el que lo había llamado.

El Amor se sintió tan contento y lleno de gozo que se olvidó de preguntar el nombre al viejo. Cuando llegó a tierra firme, el viejo se fue.

El Amor se dió cuenta de cuanto le debía y le preguntó al Saber:
- “Saber, ¿puedes decirme quién me ayudó?”

- “Ha sido el Tiempo” respondió el Saber.

- “¿El Tiempo?” se preguntó el Amor,

- “¿Por qué será que el Tiempo me ha ayudado?”.

El Saber lleno de sabiduría respondió:

- “Porque solo el Tiempo es capaz de comprender cuan importante es el Amor en la vida”.

17 abril 2011

CUIDADO CON EL ENANO


En una feria, una de las atracciones es una carpa en la que hay un elefante y previo pago de una entrada de 10 pesos, se recompensara con pesos a aquel que consiga que el elefante mueva la cabeza.

Los mas forzudos del pueblo han probado a tirarle de la trompa, colgarse de las orejas, etc. pero nada; finalmente entra un enano, paga la entrada, toma dos piedras y golpea con ellas al elefante en sus parte nobles, el elefante no solo mueve la cabeza, sino todo el cuerpo, y vamos que casi tira la caseta. El enano se lleva el premio.

Al año siguiente, esta de nuevo la misma atraccion, despues del fracaso de los mas forzudos, entra el enano pero el dueño se opone diciendo:
- Usted no puede entrar que el año pasado tuve que gastarme un dineral en 10 litros de penicilina y desinflamantes.

- Y si lo hago sin tocar al elefante ?
- Bueno, si no le toca, le dejo.
El enano pilla de nuevo dos piedras, se pone frente al elefante le mira , golpea una piedra contra la otra y dice
- Te acuerdas del año pasado ?

A lo que el elefante asiente con la cabeza.

16 abril 2011

LA PREGUNTA MAS IMPORTANTE


Durante mi 7° año en la escuela, un profesor nos hizo un examen sorpresa.
Yo era un estudiante consciente y leí rápidamente todas las preguntas, hasta que leí la última: ¿Cuál es el primer nombre de la mujer que limpia la escuela?

Seguramente esto era algún tipo de broma. Yo había visto muchas veces a la mujer que limpiaba la escuela. Ella era alta, cabello oscuro, pero el nombre…
Entregué mi examen, dejando la última pregunta en blanco. Antes de que terminara la clase, alguien le preguntó al profesor si la última pregunta contaría para la nota del examen.

 “Absolutamente”, dijo el profesor. En sus carreras ustedes conocerán muchas personas. Todas son significantes. Ellos merecen su atención y cuidado, aún sólo si ustedes les sonríen y dicen: !Hola! Yo nunca olvide esa lección. También aprendí que su nombre era Amelia.

       Todos somos importantes

15 abril 2011

LAS DOS AMIGAS


Dos amigas salieron solas, sin sus maridos.
De regreso en la madrugada,agotadas
por la borrachera, les dieron ganas de hacer pis, pero lo único que
había cerca era un cementerio. Decidieron bajarse y hacerlo....

La primera no encontró con que secarse, así que se limpió con su ropa
interior y la tiró. La segunda tampoco encontró con qué, así que
agarró la cinta de una corona de flores perteneciente a un último
funeral y se limpió con ella.

A la mañana siguiente los maridos se
llaman y uno le dice al otro: !!... esto ya es el colmo!, estoy hasta
las narices de las salidas de éstas dos. Ahora sí se terminó todo,
imagínate..... llegar sin bragas a casa a las 4:00 de la mañana.
Y el otro le contesta:

Tienes suerte, y no se de qué te quejas!!!
Peor lo que yo vi. Mi mujer llegó con una cinta
en el culo que decía: 'Nunca te olvidaremos. Con cariño: tus compañeros de trabajo'....

13 abril 2011

EL SEMBRADOR DE DATILES

EL SEMBRADOR DE DATILES
en un oasis escondido entre los mas lejanos paisajes del desierto, se encontraba el viejo ELIAHU de rodillas, a un costado de algunas palmeras datileras.
Su vecino HAKIM, el acaudalado mercader, se detuvo en el oasis a abrevar sus camellos y vio a ELIAHU sudando, mientras parecía cavar en la arena.
-Que tal anciano? La paz sea contigo
.
-Contigo- contesto ELIAHU sin dejar su tarea.
-Que haces aquí, con esta temperatura, y esa pala en las manos?
-Siembro- contesto el viejo.
-Que siembras aquí, ELIAHU?
-Dátiles -respondió ELIAHU mientras señalaba a su alrededor el palmar.
-Dátiles!!!- repitió el recién llegado, y cerro los ojos como quien escucha la mayor estupidez.
-El calor te ha dañado el cerebro, querido amigo. Ven, deja esa tarea y vamos a la tienda a beber una copa de licor.

-No debo terminar la siembra. Luego si quieres, beberemos...
-Dime, amigo: Cuantos años tienes?
-No sé... sesenta, setenta, ochenta, no sé... lo he olvidado... pero eso que importa?
-Mira amigo, las datileras tardan mas de 50 años en crecer y recién después de ser palmeras adultas están en condiciones de dar frutos. Yo no estoy deseándote el mal y lo sabes, ojalá vivas hasta los 101 años, pero tu sabes que difícilmente puedas llegar a cosechar algo de lo que hoy siembras. Deja eso y ven conmigo.

-Mira Hakim, yo comí los dátiles que otro sembró, otro que tampoco soñó con probar esos dátiles. Yo siembro hoy, para que otros puedan comer mañana los dátiles que hoy planto... y aunque solo fuera en honor de aquel desconocido, vale la pena terminar mi tarea.
-Me has dado una gran lección, ELIAHU, déjame que te pague con una bolsa de monedas esta enseñanza que hoy me diste - y diciendo esto, HAKIM le puso en la mano al viejo una bolsa de cuero
.
-Te agradezco tus monedas, amigo. Ya ves , a veces pasa esto: tu me pronosticabas que no llegaría a cosechar lo que sembrara. parecía cierto y sin embargo, mira, todavía no termino de sembrar y ya coseche una bolsa de monedas y la gratitud de un amigo.
-Tu sabiduría me asombra, anciano. Esta es la segunda gran lección que me das hoy y es quizás mas importante que la primera. déjame pues que pague esta lección con otra bolsa de monedas.

-Y a veces pasa esto -siguió el anciano y extendió la mano mirando las dos bolsas de monedas-: sembré para no cosechar y antes de terminar de sembrar ya coseche no solo una, sino dos veces.
-Ya basta, viejo, no sigas hablando. Si sigues enseñándome cosas tengo miedo de que no me alcance toda mi fortuna para pagarte...

12 abril 2011

EL PAJARO


Un cura aficionado a la ornitología tenía doce pájaros.
Todos los días los soltaba para que volaran y éstos siempre regresaban a sus jaulas. Pero un día sólo regresaron once, así que el sacerdote, decidido, en la misa de 12 del domingo preguntó:

-¿Quién tiene un pájaro?
Todos los hombres se levantaron.
-No, no me expliqué bien .. ¿Quién ha visto un pájaro?
Todas las mujeres se levantaron.

-¡No, no! ... Lo que quiero decir es: ¿Quién ha visto mi pájaro?
Todas las monjas se levantaron.

Moraleja: "APRENDA A PREGUNTAR CORRECTAMENTE"

11 abril 2011

EL NIÑO Y EL HELADO

EL NIÑO Y EL HELADO
En los días en que un helado costaba mucho menos, un niño de 10 años entró en un establecimiento y se sentó en una mesa. La camarera puso un vaso de agua enfrente de él. ¿Cuánto cuesta un helado con chocolate y maní?, preguntó el niño. Cincuenta centavos, respondió la camarera.

El niño sacó su mano de su bolsillo y examinó un número de monedas. ¿Cuánto cuesta un helado solo?, volvió a preguntar.
Algunas personas estaban esperando por una mesa y la camarera ya estaba un poco impaciente. Treinta y cinco centavos dijo ella bruscamente.

El niño volvió a contar la monedas. Quiero el helado solo dijo el niño. La camarera le trajo el helado, y puso la cuenta en la mesa y se fue. El niño terminó el helado, pagó en la caja y se fue. Cuando la camarera volvió, ella empezó a limpiar la mesa y entonces le costó tragar saliva con lo que vio. Allí, puesto ordenadamente junto al plato vacío, había veinticinco centavos... su propina.

Jamás juzgues a alguien antes de saber el por qué

10 abril 2011

MATRIMONIOS Y PUNTOS DE VISTA


Se encuentran dos amigas conversando
 ¿Cómo te fue ayer?
 ¡¡Una catástrofe! Mi marido llegó a casa del trabajo, cenó en tres minutos, después tuvimos relaciones sexuales en cuatro minutos y a los dos minutos, ya estaba dormido! Y tu día, ¿cómo fue?

 ¡¡Ha sido fantástico! Mi marido llegó a casa y me llevó a cenar, luego caminamos bajo las estrellas durante una hora hasta que llegamos a casa. Después de una hora de juego amoroso a la luz de las velas, tuvimos relaciones sexuales durante una hora y hablamos luego más de una hora!

Los dos maridos correspondientes opinan:
¿Qué tal ayer?
 ¡¡Cojonudo! Llegué a casa y la cena estaba en la mesa, cenamos, echamos un polvo y me dormí como una piedra! ¿Y tú?

 ¡¡Un desastre!! Llegué a casa cansadísimo, no había luz, tuve que llevar a mi mujer a cenar afuera, la comida era una basura y carísima, tan cara que no tuve dinero para pagar el taxi de regreso. Fuimos andando hasta casa, cuando llegamos, todavía no había electricidad y encendimos las velas! Estaba tan estresado que necesite una hora para tener una erección y otra para alcanzar el orgasmo. Con todo eso me desvelé y tuve que soportar a mi mujer hablando durante otra hora…

08 abril 2011

RIQUEZA Y POBREZA


Una vez, un padre de una familia acaudalada llevó a su hijo a un viaje por el campo, con el firme propósito de que viera cuan pobre era la gente del campo que comprendiera el valor de las cosas y lo afortunados que eran ellos.
Estuvieron por espacio de un día y una noche completos en la granja de una familia campesina muy humilde.
Al concluir el viaje y de regreso a casa el padre le pregunta a su hijo:

- ¿ Que te pareció el viaje?
- !!Muy lindo papá!!
- ¿Viste que tan pobre y necesitada puede ser la gente?
- ¡ Si ¡
- ¿Y que aprendiste?

- Vi que nosotros tenemos un perro en casa, y ellos tienen cuatro. Nosotros tenemos una piscina de 25 metros, ellos tienen un arroyo que no tiene fin. Nosotros tenemos lámparas importadas en el patio, ellos tienen miles de estrellas.
Nuestro patio llega hasta el limite de la casa, el de ellos tiene todo el horizonte. Especialmente papá, vi que ellos tienen tiempo para conversar y convivir en familia. Tú y mamá teneis que trabajar todo el tiempo y casi nunca os veo y rara es la vez que charlais conmigo.Al terminar el relato, el padre se quedó mudo...y su hijo agregó:

- Gracias papá, por enseñarme lo ricos que podríamos llegar a ser....

07 abril 2011

RECETA DEL PAVO AL WHISKY


Ingredientes: Un pavo de unos tres kilos, Una botella de whisky, Unas tiras de panceta Aceite de oliva sal y pimienta.
Paso 1: Rellenar el pavo con la panceta, atarlo, salpimentar y echarle un chorrito de aceite de oliva
Paso 2: Precalentar el horno a 180º durante 10 minutos
Paso 3: Servirse un vaso de whisky para hacer tiempo
Paso 4: Meter el pavo al horno
Paso 5: Servirse otro vaso de whisky y mirar el horno con ojos ligeramente extraviados

Paso 6: Boner el terbostato a 150 gramos grabdos y esberar veinte binutos.
Paso 7: Servirse odro vdaso, odros pasos
Vaso 8: Al cabo drun drato, hornir el abro bara condrolar y echar un chodreto de pavo al güisqui y odro de güiski a uno bismo
Baso 9: Darle la vuelta al babo y quebarse la bano al cerrar elorno, bierda que queba...
Passso 10: Ir la beladera a buscar bielo para da kemabura e ponerle al guisqui, y al pavo.
Passso 11: Indentarr sentarrse en uda silla y sebirrrse unosss chupitosss bientras pasan los binutos
Parso 12: Retirar el babo del horrrno y recogerrrlo del suelo con un trapo, embujandolo a un blato, bandeja o ssssimilarrr
Faso 13: Romberssse lacrisssma al refalar en la grasssa
Paaasso 14: Indendar levandarse sin soltarrr la bodella y dras variosss indendosss, decidirr guedar en el sssssuelo.
bAssssso 15: Appburar la potella y adrastrarse hasda la gama.

Paso 16: Desperatarse a la mañana, tomarse 2 cafes, levantar el pavo, la botella, limpiar todo y apagar el horno.

06 abril 2011

¿DIA O NOCHE?


"¿Día o noche?" Preguntó un maestro a sus discípulos para ver si sabrían decir cuándo acababa la noche y empezaba el día.

Uno de ellos dijo: "Cuando ves a un animal a distancia y puedes distinguir si es una vaca o un caballo".
"No", dijo el maestro.

Otro dijo: "Cuando miras un árbol a distancia y puedes distinguir si es un mango o un naranjo".
"Tampoco" dijo el maestro.
"Está bien", dijeron los discípulos, "dinos cuándo es".

A lo que el maestro respondió: "Cuando miras a un hombre al rostro y reconoces en él a tu hermano; cuando miras a la cara a una mujer y reconoces en ella a tu hermana. Si no eres capaz de esto, entonces, sea la hora que sea,


para ti... ¡aún es de noche!".

05 abril 2011

LA VENTA


Un niño de 9 años vuelve a casa antes de lo previsto al haber acabado las clases antes. Al entrar, ve a su madre con un hombre que no conoce desnudos en la cama, y al darse cuenta que no se han percatado de su presencia, se esconde en el armario para observar lo que hacen.
En esto que el marido de la mujer llega también antes de hora, y la mujer mete a toda prisa a su amante en el armario también, sin darse cuenta que dentro estaba su hijo.

El niño dice: - Está muy oscuro aquí dentro.
El hombre contesta sorprendido: - Si, así es.
Niño: - Tengo un balón de fútbol.
Hombre: - A ha, muy bien.
Niño: - Quieres comprarlo?
Hombre: - No, gracias.
Niño: - Mi padre está ahí fuera.
Hombre: - De acuerdo. Cuánto pides por él?
Niño: - 500 EUROS
Hombre: - Un poco caro, pero de acuerdo.

Unas semanas más tarde sucede de nuevo lo mismo, y el niño y el amante se encuentran de nuevo escondidos en el armario.
Niño: - Está muy oscuro aquí dentro.
Hombre: - Si, así es.
Niño: - Tengo unos guantes de portero.
El amante, recordando la última vez que se encontraron, pregunta: - Cúanto pides por ellos?
Niño: - 500 EUROS.
Hombre: - De acuerdo.

Pocos días más tarde, el padre le dice al niño: - Coge tu balón y guantes de portero, y vamos fuera a jugar un rato.
El niño contesta: - No puedo, los he vendido.
El padre pregunta: - Por qué precio?
- Niño: - 1000 EUROS.

El padre contesta: - Es terrible aprovecharse de un amigo... Ese precio es exagerado por las dos cosas... Hoy vamos a la iglesia para que te confieses.
Juntos se dirigen a la iglesia, y una vez allí el padre mete al niño en el confesionario.


- Niño: - Está muy oscuro aquí dentro.El cura contesta: - ¡¡¡No empieces de nuevo con esa mierda!!!

04 abril 2011

EL CONJURO


Una vez un guerrero indígena muy respetado y la hija de una mujer que había sido matrona de la tribu, se enamoraron y se amaban profundamente, y habían pensado en casarse, para lo cual tenían el permiso del cacique de la tribu.
Pero antes de formalizar el casamiento fueron a ver al Brujo, un hombre muy sabio y muy poderoso, que tenía elixires, y conjuros, y hierbas increíbles, para saber si los astros estaban a su favor, si los Dioses los iban a proteger.

El brujo, les dijo que ellos eran buenos muchachos, jóvenes y que no había ninguna razón para que los dioses se opongan.
Entonces ellos le dijeron que querían hacer algún conjuro que les diera la formula para ser felices siempre....
El brujo les dijo: "bueno hay un conjuro que podemos hacer, pero no sé si están dispuestos porque es bastante trabajoso".

"Sí, claro" le dijeron.
Entonces el brujo le pidió al guerrero que:
1) escale la montaña más alta,
2) busque allí al halcón más vigoroso,
3) el que vuele más alto,
4) el que le parezca más fuerte,
5) el que tenga el pico más afilado,
6) y que vivo, se lo traiga.

Y el brujo le dijo a ella:
1) a ti no te va a ser tan fácil:
2) vas a tener que internarte en el monte,
3) buscar el águila que te parezca que es la mejor cazadora,
4) la que vuele más alto,
5) la que sea más fuerte,
6) la de mejor mirada,
7) vas a tener que cazarla sola, sin que nadie te ayude y vas a tener que traerla viva aquí.


Cada uno salió a cumplir su tarea.
Cuatro días después volvieron con el ave que se les había encomendado, y le preguntaron al brujo:
"¿Ahora qué hacemos?, ¿las cocinamos?, ¿las comemos?,¿tomamos su sangre?, ¿qué hacemos con ellas?"
El brujo les dijo:
"Vamos a hacer el conjuro que se llamará: ¿volaban alto?"
"Sí" le dijeron.
El brujo preguntó a ambos: "¿eran fuertes sus alas, eran sanas, independientes?
"Sí" contestaron.
"Muy bien", dijo el brujo, "ahora átenlas entre sí por las patas y suéltenlas para que vuelen".....

Entonces el águila y el halcón comenzaron a tropezarse, intentaron volar, pero lo único que lograban, era revolcarse en el piso, y se hacían daño mutuamente, hasta que empezaron a picotearse entre sí.

El brujo de la tribu les dijo:
Este es el conjuro si ustedes quieren ser felices para siempre:


"VUELEN INDEPENDIENTES Y JAMÁS SE ATEN EL UNO AL OTRO".

03 abril 2011

CARTA DE LA NOVICIA..


La novicia de un convento está escribiendole una carta al Monseñor, y empieza así:
-Querido Monseñor.
Se da cuenta que sus palabras con tanta confianza pueden ser malinterpretadas, y vuelve a empezar.
-Excelentísimo Monseñor.
Recapacita pues está demasiado formal.

-Sr. Monseñor.
Esto le parece muy común.
Entonces decide que será mejor decir "Don Monseñor", pero para asegurarse le pregunta a la Madre Superiora:
-¿Madre, Monseñor se pone con Don?

-Claro que se pone condón, si no, este convento estaría lleno de críos....

02 abril 2011

DEJAR IR...SOLTAR....


Cuentan que había una caravana en el desierto.
Al caer la noche la caravana se detiene. El muchachito encargado de los camellos se acerca al guía de la
caravana y le dice:
- Tenemos un problema, tenemos 20 camellos y 19 cuerdas, así que ¿Cómo hacemos?
Él le dice:
-Bueno, los camellos son bastantes bobos, en realidad, no son muy lúcidos, así que anda al lado del camello que falta y hacz como que lo atas. Él se va a creer que lo estás atando y se va a quedar quieto.

Un poco desconfiado el chico va y hace como que lo ata y el camello en efecto se queda ahí, paradito, como si estuviera atado.
A la mañana siguiente, cuando se levantan, el cuidador cuenta los camellos y están los veinte.
Los mercaderes cargan todo y la caravana retoma el camino.
Todos los camellos avanzan en fila hacia la ciudad, todos menos uno que queda ahí.
- Jefe, hay un camello que no sigue a la caravana.
- ¿es el que no ataste ayer porque no tenías soga?
- Sí, ¿cómo sabe?
- No importa. Anda y haz como que lo desatas, porque si no va a seguir creyendo que está atado y si lo sigue creyendo no empezará a caminar"

Seguir llorando aquello que no tengo me impide disfrutar esto que tengo ahora.
Aprender a enfrentarse con el tema de la pérdida es aceptar vivir el duelo, saber que aquello que era es aquello que era y que ya no es más o por lo menos que ya no es lo mismo que era.
De hecho nunca es lo mismo.
Cuando yo me doy cuenta de que algo ha muerto, de que algo está terminado, ese es un buen momento para soltar.

Cuando ya no sirve, cuando ya no cumple, cuando ya no es, es tiempo de soltar.
Lo que seguro no voy a hacer, si te amo de verdad, es querer retenerte.
Lo que seguro no voy a hacer es tratar de engancharte, si es de verdad que te amo.
¿Te amo a ti, o amo la comodidad de que estés al lado mío? ¿estoy relacionado con ti, individuo, persona? , o ¿estoy relacionado con mi idea de que ya te encontré y no quiero salir a buscar más a nadie?.

No te atrapo, no te agarro, no te aferro, no te aprisiono. Y no te dejo ir porque no me importe, te dejo ir porque me importa.
Sí, hay miles de parejas que antes de encontrarse debieron separarse, y otras que se separaron y nunca se volvieron a encontrar y hay miles más que no se separaron nunca y vivieron estropeándose la vida para siempre, y hay toda la serie de variaciones que se te ocurran.

Basta que uno de los dos sienta que se terminó, que ya no quiere más, que no tiene emoción, que se acabó el deseo, basta que uno sostenga que agotó todos los recursos pero no le pasa nada, basta eso para saber que no hay mucho para rescatar.
Si hay deseo, si se quieren, si se aman, si les importa cada uno del otro, si creen que hay algo que se pueda hacer, aunque no sepan qué, los problemas se pueden resolver (mejor dicho se pueden intentar).
Pero si para alguno de los dos verdadera y definitivamente se terminó, se terminó para ambos y ya no hay nada más para hacer. Por lo menos en esta vuelta de la calesita.
Quizás en la próxima te saques la sortija montada en el mismo pony porque en esta vuelta no hay más premios para repartir.

Y entonces habrá que decirle al que ama: Tengo malas noticias para ti. Lo siento, se terminó...
¿Y ahora? No lo sé. Seguramente duela. Pero te puedo garantizar que no te vas a morir. Si no te aferras no te vas a morir. Si no pretendes retener no te vas a morir.
Salvo, que tú creas que te vas a morir.

01 abril 2011

LOS SENOS DE LA REINA



Lancelot era un alto funcionario de la corte del Rey Arturo. Hacía ya algún tiempo, él sentía un deseo de chupar los voluptuosos senos de la Reina hasta extasiarse. Un día le reveló su deseo secreto a Merlin, el consejero del Rey, y le pidió que lo ayudara. Después de pensarlo bien, Merlín estuvo de acuerdo en ayudarlo a cambio de mil monedas de oro. Lancelot aceptó el precio.

Al día siguiente, Merlin preparó un líquido que causaba comezón y lo derramó en el sostén de la Reina, que había dejado fuera mientras se bañaba. Poco después comenzó la comezón en sus senos, aumentando en intensidad a
medida que pasaban las horas, dejando al Rey muy preocupado. Enseguida llamaron a Merlín para solicitar su opinión sobre el caso, a lo que él contestó que solamente una saliva muy especial aplicada por un período de cuatro horas curaría el mal. Merlín también dijo que afortunadamente esa saliva podría ser encontrada en la boca de Lancelot.

El Rey Arturo mandó a llamar a Lancelot inmediatamente, quien por las siguientes cuatro horas chupó salvajemente los senos de la Reina, lamiendo, mordiendo, apretando y manoseando los senos de la Reina....... Lancelot hizo su sueño realidad.
Satisfecho, Lancelot se encontró horas más tarde con Merlin. Como la misión de este ya estaba cumplida y su
líbido estaba satisfecho,

él se rehusó a pagar al consejero y encima se quedó indignado. Lancelot sabía que naturalmente Merlín nunca podría contar al Rey la verdad.
Pero.... había subestimado a Merlin.
Al día siguiente, Merlin para vengarse, colocó el mismo líquido en los calzoncillos del Rey, quien inmediatamente mandó a llamar a Lancelot.

Moraleja : PAGA LAS DEUDAS