27 marzo 2011

NOTA DEL HIJO


El padre entra al cuarto del hijo. Ve la cama desecha y un papel que descansa sobre la misma. Camina lentamente hasta alcanzar al papel pensando en lo peor. Empieza a  leerlo:
Querido padre:
Para mí es muy difícil decirte todo esto, pero te lo tengo que decir. Te cuento que me estoy yendo de casa con Juan, mi actual pareja. Estoy enamorado de él, papá. El tio está bárbaro, tiene un cuerpo increíble... Además tiene un montón de tatuajes y estos piercings gigantes colgados de sus pezones... me encantan. También me gusta su súper moto negra, BMW, que la policía jamás logró alcanzar.... Creo que lo amo, papi.

Pero además, no es sólo eso... la verdad es que descubrí que realmente no me gustan las mujeres. Lo intenté, pero no las puedo ni ver. Sé que tú  no apruebas mi decisión y es por eso que decidí escaparme para vivir esta experiencia con Juan. Sé que seremos muy  felices en su casa rodante. Queremos viajar por el mundo sin  conocer exactamente nuestro próximo destino, viviendo de vender las artesanías hechas por nuestras propias manos.

Pero para que sepas que lo nuestro va en serio, que no es un rollo, te cuento que Juan quiere que adoptemos hijos, que formemos una gran familia. El otro día, mientras nos fumábamos un porrito, me lo propuso. Me pareció genial, fue todo lo que siempre soñé: tener mi propia familia. Eso sí, decidimos que una vez que los tengamos ya no usaremos más drogas pesadas... sólo marihuana (que es re sanita). Es que cuando hay chicos de por medio... hay que pensar un poco más las cosas ¿o no? Creemos que entre nosotros más los amigos gays de Juan y sus parientes, vamos a vivir en perfecta armonía.

 Los chicos van a crecer en un ambiente muy sano, con muy buenos ejemplos. Y no te preocupes papá porque a los 16 años, al contrario de lo que mucha gente piensa, uno ya lo tiene clarísimo y sabe lo que quiere, así que... espérame porque algún día volveré y vas a ver que no me arrepentí en lo más mínimo. Te mando un beso grande y dile a mami que la amo y no la culpo por nada.
Fito.
Y cuando el  padre ya estaba casi por desplomarse sobre el piso del cuarto de su único hijo varón, termina leyendo:

PD:  Papi, no te asustes. Era todo una broma. Estoy yendo a lo de Marianita, la hija de la vecina del 301. La golfa está buenísima, solita y regalada. Esta carta fue sólo para mostrarte que hay cosas peores que las notas bajas. Mis notas están en el primer cajón de mi mesita de luz. Chao, después hablamos, chao, besos a todos otra vez, Fito...

No hay comentarios :

Publicar un comentario